Tiempo Argentino

Edición: 23 de Abril de 2014 | Ediciones Anteriores

23 de Abril de 2014

+Buenos Aires

T19° H60%

“Mi posición es la opuesta”

El especialista en Filosofía Política opina sobre el documento “Malvinas, una visión alternativa” que avalan casi dos decenas de intelectuales argentinos. Señala que se tata de una reivindicación histórica aunque la recuperación en 1982 fue un “manotazo de ahogado.”

Info News
Info News
Info News

Por:
Tiempo Argentino

El documento “Malvinas, una visión alternativa”, avalado por Hilda Sábato, Beatriz Sarlo, Juan José Sebrelli, Roberto Gargarella, Santiago Kovadloff, Rafael Filippelli, Emilio de Ipola, Vicente Palermo, Marcos Novaro, Luis Alberto Romero, Eduardo Antín, José Miguel Onaindia, Jorge Lanata, Gustavo Noriega, Pepe Eliaschev y el ex legislador Fernando Iglesias, ya generó polémica aun antes de su presentación. Referentes del grupo adelantaron que en dicho documento se hace un llamado a respetar los “deseos” de los habitantes de las islas.
Al respecto, el especialista en Filosofía política Ernesto Laclau vertió su opinión respecto del documento en declaraciones realizadas al programa Mañana es hoy que conduce Roberto Caballero y se transmite por Radio Nacional, de lunes a viernes de 18 a 20 horas.

–¿Leyó el documento presentado por este grupo de intelectuales, pensadores y periodistas? ¿Qué opinión le merece?
–Sí, lo he leído. Y mi opinión es diametralmente opuesta a lo que firmantes de ese documento. Pienso lo que es la situación en Malvinas hoy.
–¿Por qué?
–Porque en primer lugar, la posición británica se ha modificado un tanto en el sentido de que ya no pueden negar el hecho de que las Malvinas fueron ocupadas por Gran Bretaña en un acto de piratería puro y simple en el siglo XIX. Respecto a lo que fue la invasión de un territorio extranjero por parte de Gran Bretaña, no hay duda. En segundo lugar, se habla de la cuestión de la autodeterminación, pero hay que plantearlo desde una perspectiva realista: en Malvinas hay 3000 habitantes, de los cuales 300 son chilenos: hay malvinenses de origen británico, poco más que los habitantes de una o dos manzanas de la Ciudad de Buenos Aires. No se puede decir que en Malvinas haya una etnia propia. De esos 2000 y pico de habitantes con cultura británica en Malvinas, una buena parte de ellos, cuando se jubilan se mudan a Inglaterra, a vivir en los condados del Sur de Londres, o sea que no se puede decir que haya una cultura malvinense específica. Evidentemente, en el proceso de negociación, la situación de los habitantes de Malvinas deberá ser tenida en cuenta de una u otra manera, pero no estamos en situación de que haya una población con una identidad nacional, étnica, cultural, que tenga que ser considerada con estos criterios.
–¿Deberá la población ser reconocida como parte de este asunto?
–Sí, por supuesto. Evidentemente, cuando se llegue a las negociaciones (si se llegan a hacer porque los ingleses se niegan a debatir el asunto y violan las decisiones específicas tomadas por las Naciones Unidas y la decisión unánime de los gobiernos latinoamericanos), el problema de los habitantes actuales de las Malvinas, sería uno de los puntos a negociarse entre los dos países, pero no se puede hacer un caso por la autodeterminación como principio abstracto.
–Para mí el documento tiene mala fe en muchos párrafos, cuando por ejemplo dice que “falta aún una crítica pública al apoyo social que acompañó la Guerra de Malvinas y que movilizó a casi todos los sectores de la sociedad argentina”, poniendo la reacción del pueblo argentino en aquel momento como elemento para disminuir la gravedad de los hechos.
–Ahí hay que discriminar. Como la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha dicho, la invasión a Malvinas, el intento de recuperación de 1982, fue un manotazo de ahogado de un régimen militar que se estaba desintegrado, con motivaciones non santas. El fervor popular es otra cosa, porque las Malvinas son una reivindicación histórica en la Argentina, y la gente respondió en este sentido, pero ambos aspectos deben ser diferenciados.
–¿Qué se dice en Gran Bretaña? ¿Hay alguna reacción? El tema es importante, ¿está mezclado con un momento político de crisis?
–El momento de crisis existe, como existe en toda Europa. No se habla tanto del tema Malvinas en Inglaterra. De todos modos,  la posición de la izquierda en general es favorable a la posición argentina: evidentemente no hay un discurso colonialista que esté dominando a los sectores progresistas de la sociedad británica.
–¿Qué porcentaje tienen los sectores progresistas? ¿No influyen más los conservadores?
–Ya deberíamos hablar de la política británica. En la última semana, después del desastre que está haciendo el gobierno conservador con los servicios sanitarios, el Partido Laborista de nuevo está mejor posicionado en las encuestas, está a la cabeza.
–¿Esto sería beneficioso para los intereses argentinos, entonces?
–Vamos a ver. Tampoco todos los sectores dentro del Partido Laborista están dispuestos a apoyar la posición argentina,  pero seguramente va a ser mucho más fácil una negociación en la medida en que el laborismo pueda volver al gobierno. <

Info News
Info News
Info News

COMENTARIOS

Ultimas Noticias

Desde INFOnews.com

Tiempo en Facebook:

MÁS NOTICIAS