Tiempo Argentino

Edición: 23 de Abril de 2014 | Ediciones Anteriores

23 de Abril de 2014

+Buenos Aires

T19° H60%

“Los Cambiches”, la banda que tiene a su merced a un barrio de Rosario

 Los padres de un chico asesinado hace más de un año en Las Flores, al sur de la ciudad, denuncian que un grupo de jóvenes cobra “peaje” en la zona, y que dirimen sus conflictos a los tiros. “Se manejan con un arsenal de guerra”, dicen.

Info News
Info News
Info News

Por:
Tiempo Argentino

 De su familia, Elías “Cambicho” Cáceres heredó el apodo y la violencia. Apenas tiene 21 años y fue detenido acusado de haber participado de tres asesinatos en los últimos 12 meses. Su vida está íntimamente ligada a “Los Chumbitas”, “Chumpitas” o “Cambiches”, nombres con que los vecinos llaman al grupo de jóvenes que mantiene bajo fuego al barrio Las Flores, ubicado al sur de Rosario.

Los voceros policiales contaron que Cambicho está en la mira de la justicia por los crímenes de Jonathan Rodrigo Fernández, ocurrido el 20 de enero del año pasado; el de Claudio Andrés Zanabria, asesinado el 28 de junio; y el de Juan Manuel Castro, baleado el 17 de octubre. Además, el joven tiene causas abiertas en seis juzgados por tentativa de robo, encubrimiento agravado, tenencia de arma de fuego y lesiones graves.
Esta última acusación se inició el 13 de febrero de este año en la Comisaría 21 de Rosario. Ese día, un joven de 23 años paseaba en su moto con un amigo por las inmediaciones del Casino City Center de Rosario cuando recibió dos tiros. Pese a la gravedad de las heridas, el muchacho no murió y pudo contarles a los investigadores que le habían disparado desde una Yamaha YBR azul. Además aportó las identidades de los atacantes: uno era Cambicho y el otro era un chico de 14 años, que quedó a disposición de la jueza María Dolores Aguirre Guarrochena. 
 
EL CRIMEN DE JONATHAN. Norma es correntina y trabaja de las ocho de la mañana hasta las nueve de la noche en un geriátrico de la zona céntrica de Rosario. Sale de su casa apenas asoma el sol y regresa por la noche: cansada y preocupada por su familia, asustada luego de la muerte de su hijo Jonathan Rodrigo Fernández. 
“Lo mataron frente a mi casa. Estaba mirando la televisión con su novia y la hija de ella. La nena quiso ir a jugar a la plaza que está enfrente y mi hijo se sentó en el cordón de la vereda. Al rato, Cambicho llegó caminando con su amigo Jonita –de 17 años–, quien le dijo: ‘Tirale, tirale’”, cuenta Norma antes de quebrarse y llorar una vez más la pérdida de su hijo. 
Para ella, el crimen fue un error. En realidad, el destinatario de los balazos era un amigo de Jonathan, con los que Cambicho y compañía mantenían una disputa menor. Ocurre que hace tiempo, en el barrio Las Flores, cualquier cruce de palabras puede desembocar en una muerte anticipada.
En este sentido, la mujer señala que los jóvenes que mataron a su hijo tenían problemas con todo el barrio. “Jonita –detalla– es un asesino, tiene un montón de muertes sobre el lomo. El padre y los hermanos están presos, son gente pesada. Cambicho baleó a su primo hermano y lo dejó hemipléjico. Quisiera saber quién les da las armas, porque se manejan con un arsenal de guerra.”
Los vecinos del barrio Las Flores, uno de los asentamientos más conflictivos de la zona sur de Rosario (ver recuadro), también denuncian que hace tiempo el grupo de los Cambiches les cobra “peaje” para entrar y salir del lugar. 
“Son dueños de la calle. Te piden plata para pasar –aclara Norma– pero yo no les tengo miedo. Me destruyeron la vida pero cuando perdiste un hijo no te importa más nada, no me voy a ir de acá: se van a tener que ir ellos.”
Por su parte, Leo, hermano de Jonathan, señala que a la banda de Los Cambiches nadie se les enfrentaba porque manejaban “fierros largos”. “Ellos –aclara– andan con tipos muy pesados y se manejan según sus códigos. En realidad, a Elías no le dicen Cambicho, sólo heredó el sobrenombre de su familia, que son todos delincuentes.”<
 
“Los Monos”, Newell’s y el crimen de Walter Cáceres
 
Para la policía, el barrio Las Flores es el asentamiento de mayor peligrosidad en Rosario. Años antes de que Los Cambiches sometieran a los vecinos a la ley del más fuerte, hubo un grupo que provocó una serie de crímenes que conmovieron a la opinión pública de la ciudad santafesina: “Los Monos”.
“En 1997 se produjo una guerra por el control del comercio de la droga que fue ganada por Los Monos, grupo liderado por Ariel Cantero”, contó Leonardo Graciarena, periodista de La Capital de Rosario, a Tiempo Argentino.  
La mayoría de los integrantes de esta banda fueron detenidos en 2010, en el marco de la investigación del asesinato de Walter Cáceres, el adolescente de 14 años muerto en el ataque a balazos a un colectivo con hinchas de Newell’s que volvían de Buenos Aires luego de ver un partido contra Huracán, el 4 de febrero.
Primero se sospechó de Roberto “Pimpi” Camino –se especulaba que buscaba matar a Diego Panadero Ochoa, jefe de la hinchada leprosa–, pero pronto la investigación apuntó hacia la banda de Los Monos, que buscaban controlar el comercio ilegal de drogas en la ciudad frente al avance de algunos integrantes de la barra brava de Newell’s.
La investigación culminó con la captura de Cantero, de 45 años, jefe de la banda, de su hermano Jorge, de 50, de su hijo Claudio y un menor de 17 años.  En la casa de los Cantero, los policías secuestraron varias armas, municiones, más de 40 mil celulares, alrededor de 60 mil pesos y uniformes policiales. También hallaron vehículos de alta gama: un Mini Cooper, una Toyota Hilux 2009, un Peugeot 206 y dos motos cero kilómetro de alta cilindrada.
Pero en el juicio oral, realizado en diciembre del año pasado, Cantero y otros tres acusados fueron absueltos por los jueces. “Ahora estos van a seguir matando”, declaró indignado Carlos Cáceres, padre de Walter.
 
Info News
Info News
Info News

COMENTARIOS

Ultimas Noticias

Desde INFOnews.com

Tiempo en Facebook:

MÁS NOTICIAS