Tiempo Argentino

Edición: 20 de Abril de 2014 | Ediciones Anteriores

20 de Abril de 2014

+Buenos Aires

T19° H68%

Del descubrimiento de petróleo en 1907 a la renacionalización de YPF

El Ingeniero Enrique Hermitte, crucial en la concepción del decreto que permitió reservar al Estado la zona del descubrimiento de crudo en 1907, consideraba absurdo, habiendo descubierto la riqueza, que el Estado tuviera la obligación de ofrecerla. 

Info News
Info News
Info News

Comienzos del siglo XIX. El antiguo código de minería permitía a cualquiera la posibilidad de solicitar licencias de cateo o pertenencias, estas últimas sumamente riesgosas puesto que varios nativos las compraban para después especular con sus ventas a las grandes compañías extranjeras. Asimismo, prohibía la explotación al Estado, aunque consideraba que las riquezas del subsuelo le pertenecen al Estado Nacional o al provincial (dominio originario), no así al propietario de la tierra. Sin embargo, y gracias a la acción decidida de grandes argentinos y argentinas, al día siguiente del hallazgo de petróleo en 1907, se daba a conocer un decreto “por el que se prohibía la denuncia de pertenencias mineras y la concesión de permisos de cateo en un radio de cinco leguas a todo rumbo contando desde el centro de la población”. El Estado inauguraba así una reserva fiscal de unas 200 mil hectáreas. La defensa de la soberanía nacional, plasmada al papel y escrita con crudo argentino, era un hecho. A continuación, una breve cronología del descubrimiento de petróleo por parte del Estado Nacional, el 13 de diciembre de 1907.

 
CRONOLOGÍA PETROLERA (1902-1922). DEL HALLAZGO A YPF SOCIEDAD DEL ESTADO.  En 1902, el gobierno de Julio A. Roca creó la Comisión de Estudios de Napas de Agua, Yacimientos Carboníferos e Investigaciones Geológicas. El ingeniero Enrique M. Hermitte fue su inspirador. Así se anunciaba: “Fundose la Comisión de Estudios de Napas de Agua, y se proyectó la adquisición de un pequeño material de perforación.” Esa comisión dio impulso a la investigación del subsuelo argentino. El informe de Minas, Geología e Hidrología correspondiente a 1903-1904 anunciaba que “durante el presente año esta Comisión ha proseguido activamente su trabajo, examinando el distrito de Chos Malal, Neuquén [...], para explorar los yacimientos carboníferos [...] Al servicio de esta tarea fueron puestas dos perforadoras”. Aclarando que la exploración en Neuquén desembocó en 1918 en el descubrimiento del yacimiento de Plaza Huincul, se podrá deducir que desde principios de siglo nuestros científicos tenían como objetivo básico hallar carbón y combustibles fósiles. 
En 1903 se practicó la primera perforación en Comodoro Rivadavia, que hubo de suspenderse al alcanzar los 175 metros de profundidad por la rotura de uno de los engranajes de la máquina. Previendo posibles infortunios, el ingeniero Hermitte había enviado a Europa y Estados Unidos a un joven colega encargado de comprar máquinas y contratar personal apto para su manejo. Vale la pena rescatar un pasaje clave de la carta dirigida al ministro de Agricultura en 1903 por el jefe de la División de Minas, y previamente al comienzo de la actividad exploratoria: “El problema se reduce, pues, por el momento, como lo ha dicho muy bien V.E. al fundar el proyecto del presupuesto del Ministerio de Agricultura para 1904, a colocar nuestros medios de acción a la altura de las exigencias impuestas por la necesidad de nuestros territorios y a la diversidad de los terrenos en que se ha de operar, teniendo presente que esos gastos serán gratamente compensados por el hallazgo, en una sola región y por una sola de las máquinas, de yacimientos de agua, carbón o petróleo, de importancia”.
En septiembre de 1904 se designaba a Hermitte jefe de Minas. Así nació la División de Minas, Geología e Hidrología, y luego la Dirección General, a cuyo frente Hermitte estuvo hasta 1922. Ese mismo año arrancaba el estudio del subsuelo de la República “y no sólo para investigar la existencia del carbón sino la de los combustibles minerales en general (hulla y petróleo)”.
Terminaba 1907, pero antes llegaría el gran hito: en uno de los pozos de exploración de Comodoro Rivadavia, al pasar los 535 metros de profundidad aparecieron burbujas de gas y se sintió olor a petróleo. Hermitte explicaba el descubrimiento de Comodoro Rivadavia como “...una consecuencia, si no directa, por lo menos mediata, del decreto de octubre 25 de 1904, disponiendo la confección de un mapa geológico de la República”. 
La intervención del Estado en materia de hidrocarburos se materializó en 1910 con la creación de la Dirección de Explotación de Petróleo de Comodoro Rivadavia, organismo reemplazado por YPF en 1922. En cuanto al rol del Estado, Hermitte sostenía que “el problema del combustible se vinculaba a cuestiones no sólo de orden económico, sino de política social y seguridad nacional, donde el Estado (además de regular la explotación de los yacimientos) también debía apuntar al control del transporte y la comercialización, a los efectos de regular los precios en el mercado de combustibles del país”. En este sentido, en un Memorándum presentado a la Primera Conferencia Financiera de Washington (1915), Hermitte sostuvo que la formación de la marina mercante nacional iba a ser fundamental para la regulación de los fletes en materia de salida de las producciones del país.
 
DEL DESCUBRIMIENTO DE PETRÓLEO A LA EXPROPIACIÓN DE YPF. El Ingeniero Enrique Hermitte fue crucial en la concepción del decreto que, como fuera descripto al comienzo, permitió reservar al Estado la zona del descubrimiento de crudo en 1907. Incluso ya, y desde 1905, que venía proponiendo diversas reformas al código de minería. Por ejemplo, en el artículo de 10 de su proyecto de nueva legislación decía: “La propiedad particular de las minas se establece por concesión en la forma prescripta por el presente Código; pero tratándose de yacimientos explotados y estudiados por el Estado, se establecerá la propiedad en la forma que este determine.” Como se podrá apreciar, Hermitte creía fervientemente en el rol estratégico de la exploración y explotación estatal de los hidrocarburos. A propósito señalaba que “debemos sostener y defender la intervención del Estado en la investigación y valorización de nuestros yacimientos, en particular del de Comodoro Rivadavia”. Por este motivo, consideró un absurdo que el Estado, habiendo descubierto la riqueza, tuviera la obligación de ofrecerla. Y ahora un salto de 105 años a nuestros días, tiempo por cierto histórico para la consolidación y profundización del modelo vigente desde 2003 e interrumpido en 1955. Con razón la presidenta Cristina Fernández de Kirchner enseñó en su extraordinario discurso del pasado lunes la probeta con una muestra de petróleo del pozo descubridor Nº2 de Comodoro Rivadavia, tomada el 13 de diciembre de 1907. Porque para la Argentina del pleno empleo y la justicia social, la de la modernización económica, la industrialización y la defensa integral de la soberanía nacional la renacionalización de YPF tiene similar trascendencia que el hallazgo de 1907 para la Argentina de Moreno, Belgrano, San Martín, Yrigoyen y Perón. Es más, la renacionalización de YPF fue sin lugar a dudas el hecho político más significativo desde las nacionalizaciones decretadas por el General Perón más de medio siglo atrás.
Soberanía energética para salir del atraso; soberanía energética como pilar de la soberanía económica; soberanía energética para la definitiva refundación de la República Argentina… y para los 40 millones. <
 
Info News
Info News
Info News

COMENTARIOS

Ultimas Noticias

Desde INFOnews.com

Videos:

Visto bueno a Renault para compensar importacionesv

fd

ULTIMOS VIDEOS

v3
v5

Tiempo en Facebook:

MÁS NOTICIAS