Tiempo Argentino

Edición: 18 de Abril de 2014 | Ediciones Anteriores

18 de Abril de 2014

+Buenos Aires

T15° H42%

Atucha III se construirá con un 60% de componentes nacionales

El ministro argentino firmó convenios de cooperación. La Compañía Nuclear China mostró su interés en participar en una licitación junto a Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima para producir uranio enriquecido en el país.

Info News
Info News
Info News

En el último día de su gira por China en busca de inversiones para construir las hidroeléctricas de Santa Cruz, el ministro de Planificación, Julio De Vido, mantuvo encuentros y firmó convenios de cooperación binacional con la Administración Nacional de Energía y la Compañía Nacional Nuclear China (CNNC).
Este último acuerdo de entendimiento tenderá a que la firma china se sume al pelotón de firmas internacionales que, junto a Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima (NASA), peleen una licitación para desarrollar en la Argentina un plan de producción de uranio enriquecido a escalas industriales para abastecer centrales atómicas que se construyan en el país. Hasta el momento, las tres atómicas existentes (Atucha 1 y 2, y Embalse), operan con un sistema de uranio natural y agua pesada. La ventaja del uranio enriquecido propio es que se evita la importación del producto, y es a la vez más económico, ya que por unidad de potencia se necesita menos inversión para generar electricidad porque hay más concentración de potencia.
Sin embargo, detrás de lo rubricado ayer se esconde un dato aun más ambicioso que tiene que ver con la transferencia de tecnología: el gobierno nacional establecerá una serie de reglas para que las usinas nucleares a construirse tengan un 60% de piezas, mano de obra e insumos industriales fabricados en la Argentina. A los fines, el Estado dejará de entregar proyectos de construcción de centrales llave en mano, y exigirá a los que ganen las licitaciones el cumplimiento del parámetro de composición nacional.
"La industria nacional está en totales condiciones de fabricar el 60% y más", aseguró el viernes José Luis Antúnez, vicepresidente de NASA, quien acompañó a De Vido en la firma de los acuerdos. Antúnez, director del proyecto de Atucha II con amplia participación en todas las centrales atómicas del país, destacó que "cada vez la participación local tiene que ser mayor, y eso habrá que hablarlo con las empresas, pero se puede lograr con tiempo".
La referencia a un proceso es vital. Si se mira hacia atrás, Atucha I (construida por la alemana Siemens), con un contrato firmado en 1968 y puesta en marcha en 1974, tuvo sólo un 10% de componente nacional; luego Embalse (de la canadiense ASL) llegó a un 30% de participación; mientras que Atucha II subió hasta un 40 por ciento.
Con esto se concluye que la tan mentada Atucha III, que estará instalada al lado de sus gemelas, en Buenos Aires, tendrá que cumplir con los requisitos del 60%, así como también la otra atómica que se incluye en plan oficial de obras hacia el año 2025.
A estos parámetros deberán adecuarse los interesados en producir uranio enriquecido y construir centrales en la Argentina. El convenio reciente con la china CNNC suma a la firma a una reñida competencia con la estadounidense Westinghouse, la francesa Areva, la coreana Kesko y la rusa Rosatom, que ya se habían sumado al proyecto. Con esta última compañía, De Vido se reunirá el próximo lunes en Moscú, ciudad en la que abordará cuestiones nucleares y dará una exposición sobre el proyecto para construir las hidroeléctricas Néstor Kirchner-Jorge Cepernic, sobre el Río Santa Cruz.
Si bien funcionarios cercanos a De Vido aclararon que la producción de uranio enriquecido convivirá con el uso de uranio natural y agua pesada, el enriquecimiento del mineral se ha transformado en tendencia mundial. Los Estados Unidos tiene 104 usinas atómicas, todas con uranio enriquecido; al igual que las 68 que están en Francia.
La visita oficial a China dejó, a último momento, un nuevo interesado en las hidroeléctricas (la megaconstructora China State Construction, que aún no opera en Latinoamérica) (ver recuadro); y concluyó con la bendición política a los acuerdos entre ambas naciones por parte de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.
En una charla con De Vido el viceministro de la cartera (un súper ministerio que planifica y ordena el vínculo entre las empresas, el Estado y los inversores), Zhang Xiaoqian, se manifestó "conforme de que las empresas chinas participen en los procesos de licitación de obras en Argentina".  «
 

 

El interés del gigante mundial

La China State Construction se sumó a las dos principales constructoras de represas de ese país, que aseguraron su participación en el proceso licitatorio de la construcción de las centrales hidroeléctricas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic.
Así lo destacaron fuentes del Ministerio de Planificación Federal a los periodistas argentinos que están presentes en la gira, luego de un encuentro que el titular de esta cartera, Julio De Vido mantuvo con el vicepresidente de la compañía, Wang Shaofeng.
De esta manera, China State se sumó a Sinohydro y el Grupo China Gezhouba, que una vez concluida la presentación realizada ayer en esta ciudad capital, garantizaron que se anotarán en la licitación.
China State es considerada la constructora más grande del mundo: cuenta con 120 mil ejecutivos y técnicos, y una plantilla total de un millón de empleados.
Números que impactan.
En la gira de De Vido por Asia, se habló tanto de energía como de celulares. En ambos rubros, los números de China impactan: sobre una población de 1300 millones de personas, hay en China 1060 millones de teléfonos móviles, 180 millones de los cuales son 3G.
En el caso de la electricidad, el país tiene un consumo total de 980 mil MW, y genera 60 mil MW eólicos y 200 mil MW a través de centrales hidroeléctricas, siendo la más grande del mundo Tres Gargantas.  «

Info News
Info News
Info News

COMENTARIOS

Ultimas Noticias

Desde INFOnews.com

Tiempo en Facebook:

MÁS NOTICIAS