Tiempo Argentino

Edición: 18 de Abril de 2014 | Ediciones Anteriores

18 de Abril de 2014

+Buenos Aires

T17° H55%

Imágenes de una Biblia personal soñadas por la niña que perdió la fe

Sobre los fondos de viejas fotos familiares, la artista plasma sus particulares visiones de la religión católica que tienen un velado contenido autobiográfico. El asesinato de su padre en su infancia destruyó su creencia en Dios.

Info News
Info News
Info News

Unas letras y unas melodías bien podrían funcionar como la banda de sonido de aquellas infancias atravesadas por la instrucción católica en tiempos de la visita de Juan Pablo II a la Argentina, en los ochenta. Las canciones de la misa, las de la catequesis, las del Congreso Mariano. Unos hits que podrían listarse, como en cualquier playlist ochentero de karaoke. Dulce doncella, te seguiré, te seguiré. Pero no sólo se trata de música. Unas imágenes surgen de la lectura literal –como la que generalmente hace un niño– de la Biblia Católica Apostólica Romana que implican sangre, culpa, sufrimiento, dolor, pecado. Unas frases como "Parirás con dolor". Unas historias como la del joven que asesina a su hermano. Un cadáver mancillado en una cruz, una madre doliente. Esta imaginería, esas canciones –es mi cuerpo vengan a comer–, son la materia prima con la que la artista visual Gaby Messina (Martínez, 1971) regresa en un libro al que tituló Fe. Un trabajo más autobiográfico que Almas Gemelas, el libro en el que retrató hermanos mellizos luego de tener ella un embarazo múltiple. Esta vez su motivación artística partió de un hecho: su pérdida de la fe. ¿Por qué una chica inserta fervientemente en el credo y la práctica católica pierde de un momento a otro la fe? De eso se enterará el lector a la mitad del libro. Hasta entonces el recorrido lo llevará por unos fotomontajes que recrean algunas de esas imágenes que tanto la impresionaron de niña. El libro fue diseñado por Diego Bianchi y tiene textos de la autora, de Rodrigo Alonso y Graciela Tarquini. Es el segundo de la artista publicado por Retina, la editorial de libros de arte y música de Gustavo Santaolalla.
A las imágenes las trabajó sobre la base de unas diapositivas que encontró en una caja, en su casa de la niñez. Se trata de paisajes tomados por su padre Alberto Messina, en viajes familiares por las provincias. Así, con esos fondos escaneados, agigantados y pintados Messina recrea escenas bíblicas con actores. La muestra puede verse en la galería Elsi Del Río (Humboldt 1510). Allí se encuentran entre otros Adán y Eva en el Chocón, Río Negro; Noe en Trevelín, Chubut; Caín y Abel en el Cerro Tronador, Río Negro o Virgen en Lago Huechulafquen, Neuquén.
En la mitad del libro unas letras anuncian: "El 21 de enero de 1992, a las 6:35 de la mañana, dos hombres asesinaron a Alberto Messina en el interior de su domicilio…" A partir de allí el trabajo se impregna de otros significados una vez revelado el dato que llevó a esa hija, la autora, a perder su fe luego de este hecho de violencia que la dejó sin su padre.
El trabajo está compuesto por la muestra de fotos –catorce obras de un metro cuadrado promedio–; el libro con un diseño como de biblia pocket y una serie de cinco video-arte y esculturas. Santaolalla la acompañó en la apertura de la muestra ocurrida el 19 de agosto fecha en que Alberto Messina hubiera cumplido 70 años y fecha en que el mismo Santaolalla cumple años. Fue él quien compuso la música para uno de los videos que forman parte de la muestra titulado Cristo. "Fui monaguillo, por mi mente pasó la idea de ser cura, tuve una crisis y ahora hay un entendimiento diferente, este trabajo es rever las tradiciones con otra mirada y reflexionar sobre la relación entre nosotros, la vida, la muerte y el sexo", dijo en la presentación.
El curador del proyecto Rodrigo Alonso escribe en el prólogo: "Gaby se apropia de las fotografías de su padre, como este se apropió de la Creación del Padre. Sobre ellas nos ofrece su singular versión de algunos pasajes bíblicos paradigmáticos. Movilizada por la muerte de su progenitor y desencantada con la religión sobre la que tantas veces había puesto sus esperanzas, revisa ciertos momentos claves de un libro, la Biblia, que en definitiva relata una historia familiar, plagada de afectos, desencantos, conflictos y traiciones."

–¿Cómo fue su instrucción católica?
–Tuve una educación católica muy importante de colegio de monjas, muy intensivo. Cuando mi padre muere yo instantáneamente no entré nunca más a una Iglesia, ni siquiera a la misa que le hicieron a mi papá. Me gustó trabajar con él, con mi papá. Con sus fotos usadas como fondos. Yo lo que hice luego fue recrear algunos de los más importantes pasajes bíblicos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.
–Esta muestra se puede leer en un contexto de fervor papal como una interpelación.
–Hay muchos que me preguntan por qué armo esta muestra en este momento. Si hablamos de fe, yo creo que hay cosas que se sincronizan más allá de uno. Esta muestra la termino justo en este momento de euforia por el Papa argentino. Yo no critico la fe de los demás. Es difícil vivir y si alguien encuentra su esperanza en un relato religioso, cualquiera sea, yo no lo cuestiono. Digo que a mí me arrebatan a mi padre, violentamente y encuentro en la Biblia relatos de guerras, de competencias; encuentro a Caín matando a Abel por la aceptación de Dios. Encuentro a Eva una mujer que come del fruto prohibido y la condenan a parir con dolor, y a ser esclava de su marido. Encuentro a Jesucristo clavado en la cruz. Por eso en uno de los videos de la muestra hay una mujer desesperada tratando de bajarlo de la cruz para que deje de sufrir.
–Mensajes de amor basados en la culpa.
–Una de las obras está inspirada en una escena que nunca me voy a olvidar. Un día en el colegio, todo el curso, seríamos nenas de segundo grado durante una misa todas golpeándonos el pecho y recitando "por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa", ¿culpa de qué? Me pregunto hoy.
–¿Cuál es hoy su religión?
–Mi fe pasa por el otro, trato de salir de mí. Por registrar al otro, esa es hoy mi religión. Fueron muchos años rogándole a ese Dios de la Iglesia. Cantándole, agradeciéndolo, alabándolo; y esa vez, siendo una adolescente y dejando pronto de serlo, sólo sentía la traición, pero también la libertad de mi propio pensamiento. Hoy mi religión tiene que ver con lograr ponerse en el lugar del otro, salir de mi ego, ser amorosa, darme cuenta de que el otro no la pasa bien y ayudarlo. Mi religión es eso, mi fe es tratar de salir de mí. Y esta muestra es mi verdad.
–¿Cómo resultó trabajar con Gustavo Santaolalla?
–Con Gustavo tenemos una amistad. Ya editó mi libro Lima, kilómetro 100. En esta experiencia compuso la música creada especialmente para la obra y eso para mí fue un sueño. No me voy a olvidar el día que me la hizo escuchar por primera vez. También es increíble que él cumpla años el mismo día que los cumplía mi padre. Otra vez, son cosas que se concatenan. Que , creo yo, no tienen que ver con mi voluntad. Son cosas que se dan.  «

Info News
Info News
Info News

COMENTARIOS

Ultimas Noticias

Desde INFOnews.com

Tiempo en Facebook:

MÁS NOTICIAS