Tiempo Argentino

Edición: 24 de Julio de 2014 | Ediciones Anteriores

24 de Julio de 2014

+Buenos Aires

T9° H71%

Open House: las casas y edificios de la Ciudad se abrieron para los curiosos

Son más de 60 los espacios que pudieron ser visitados ayer y hoy también. Unos 500 voluntarios guiaron al público, que fue turista en su ciudad. Crónica de una recorrida por construcciones emblemáticas y no tanto.

Info News
Info News
Info News

 

Empezó ayer y termina hoy una oportunidad inmejorable para conocer por adentro los edificios y las casas que siempre nos llamaron la atención. 48H Open House Buenos Aires es un festival internacional de arquitectura en el que se abren 60 edificios habitualmente cerrados al público. El concepto del festival fue originado en Londres y ya se realizó en más de 20 ciudades del mundo. Buenos Aires es la primera de Latinoamérica que abre sus puertas a los vecinos.

Elisa Roca tiene 33 años, es arquitecta y es, de alguna manera, la responsable de que esta experiencia de abrir puertas y ventanas se haya trasladado a esta ciudad. "Estaba viviendo en Barcelona cuando se hizo por primera vez en esa ciudad e inmediatamente me dije que quería hacerlo en Buenos Aires", le cuenta a Tiempo Argentino. "Pensaba que iba a ser muy complejo, que me iban a pedir mucha plata por el uso de la marca, pero nada de eso, la gente de Londres sólo pidió que armáramos un proyecto explicando por qué Buenos Aires se lo merecía." Para llevar adelante el emprendimiento, Elisa se asoció con otras seis personas y formaron la Asociación Civil Cohabitar Urbano.
 
CHACARITA DEL LADO DE AFUERA. En los patios del Barrio Parque Los Andes la gente se saluda aunque no se conozca, se va acomodando mientras espera que comience la recorrida. Este complejo de viviendas ubicado a unos cien metros del cementerio de Chacarita es uno de los lugares que más llama la atención del Open House BA. Construido por iniciativa de la Municipalidad de la Ciudad en la década del '20, fue diseñado y dirigido por el arquitecto Fermín Bereterbide, un pionero en la búsqueda de un hogar accesible y de calidad para los trabajadores.
Una de las características de este festival de arquitectura es que se muestran por dentro muchas casas particulares o edificios de propiedad privada. Es el caso de este barrio. Somos 15 y nuestra guía es Chiche, una vecina de 78 años que hace más de 40 vive aquí. "Hace años este barrio no tenía buena fama porque atrás había unos barrios medio peligrosos, pero ahora somos famosos", dice Chiche. Mientras paseamos por los patios, Chiche nos cuenta que tienen su delegados y que existen comisiones para tratar las distintas temáticas (limpieza, cultura, parrillas, etc.) Bárbara y Juan Martín son médicos. Alguna vez les tocó venir al barrio Los Andes a atender a alguien y aprovecharon esta oportunidad para venir y conocer bien. "Yo paso casi todos los días con el colectivo 
por afuera y siempre me llamaba la atención", agrega Bárbara. 
 
DE CÚPULAS Y GALERÍAS. En el centro porteño, Open House montó un circuito integrado por unos 40 edificios que de una manera u otra forman parte de la historia porteña. El Colegio Nacional Buenos Aires, el Edificio República (diseñado por Cesar Pelli) o el Edificio Bouchard (sede hasta hace poco del diario La Nación) convocaron miles de asistentes. En el Palacio Barolo la capacidad de visitas fue visiblemente superada por los interesados. La Galería Güemes –diseñada por Francisco Gianotti, el mismo de la emblemática Confitería El Molino, de Congreso– fue en los primeros años del siglo XX uno de los edificios más altos de Buenos Aires y tuvo una puesta en valor en los últimos años. Desde su mirador de 360º se puede ver buena parte de las cúpulas porteñas. Humberto Magistrelli y Cecilia Osler, presidente y directora de la Galería, aseguran estar enamorados del edificio y de que haya tanta gente interesada en recorrer el subsuelo, la nave y el mirador de este emblema de la arquitectura art nouveau. 
 
APRENDER, PASEAR, CHUSMEAR. "Los ciudadanos de cada barrio podrán conocer el patrimonio más cercano y el más lejano, el particular y el público y situarlo dentro de la experiencia y la historia de cada uno, aprendiendo a amarlo", dice el programa de Open House.
"Queríamos lograr un fin de semana en que los porteños sean turistas en Buenos Aires –explica Roca–. Es una fantasía que todos tuvimos, pero que nunca la ponés en práctica. En esta ocasión, tenés una oportunidad, si no lo hacés es porque no querés", remata. 
Lo que más llama la atención de los organizadores fue la respuesta: casi nadie se negó a mostrar su casa o su edificio, se sumaron 500 voluntarios como guías (necesitaban 300) y se preinscribieron para visitar los lugares establecidos unas diez mil personas.
"Supimos que iba a funcionar cuando imprimimos unas tarjetas de difusión que decían '¿Nunca sentiste curiosidad por entrar a la casa de otro?', y la gente se enganchaba", explica Roca. Porque atrás de la voluntad de conocer la Ciudad se encuentra siempre esa voluntad voyeurista que tiene buena parte de la humanidad.
Belén es estudiante de Arquitectura y su amiga Graciana, de Psicología. Las chicas estuvieron visitando algunas casas particulares que estaban incluidas en el circuito del festival y se ríen cuando se les pregunta si curiosearon la intimidad de los dueños de casa. "Digamos que no tocamos nada que no estuviera permitido, pero al visitar una casa particular, no sólo mirás la cuestión arquitectónica, sino el uso del espacio que hace la gente que la habita", zafa elegantemente Belén, de 19 años.  «
 
 
En la web
Recorrido
El recorrido completo y la forma de participar pueden consultarse en la web http://48hopenhouse buenosaires.org/2013/. Otras propuestas
 
 
Una locura muy seria
"Open House nació en 1992 como resultado de una idea loca, con unos pocos edificios abiertos que hoy llegan a 700 en Londres –la Embajada Argentina incluida– y que en la edición 2013 superó los 200 mil visitantes", dijo la británica Victoria Thornton, creadora del concepto Open House.
Se trata de una iniciativa autónoma, autogestiva e independiente que hace 21 años se viene replicando en el mundo.
Chicago y Nueva York en América; Barcelona, Roma, Helsinski, Slovenia y Lisboa en Europa; Melbourne, Perth y Brisbane en Oceanía; Jerusalén y Tel Aviv en Asia, son algunas de las ciudades que se propusieron mostrar los interiores de sus construcciones emblemáticas para construir lazos sociales fuertes y duraderos.
El evento de Nueva York, que inauguró en 2001, ya cuenta con 185 mil participantes. En Dublín tuvo tal impacto que la autoridad local contribuye a su financiamiento, ya que considera que el compromiso público con la arquitectura "es un tema cívico fundamental".
que acompañan al Festival son Open Foto, Open Muro (graffittis), y  Open Bici (recorridos ciclísticos).
 
 
La ciudad al revés
Cielo abajo, música de Piazzolla y edificios invertidos que se hamacan en el movimiento suave de una pantalla liviana de voile. Parece un pasaje psicodélico de alguna película experimental de los años '70 y sin embargo es Buenos Aires 2013.  Durante el Open House se instalaron dos cámaras oscuras en dos puntos del recorrido: el Barrio Parque Los Andes y la Galería Güemes. Allí, en sendas habitaciones que se oscurecieron totalmente, los visitantes pueden apreciar el principio de la fotografía: un pequeño agujero que deja pasar un rayo de luz permite mirar a la ciudad proyectada cabeza abajo contra una tela y contra una pared.
En el marco del festival se realizó también el Open Foto, un concurso que premia las mejores imágenes tomadas por profesionales o amateurs a los edificios durante las recorridas de este fin de semana.
 
 
 
Info News
Info News
Info News

COMENTARIOS

Ultimas Noticias

Desde INFOnews.com

Tiempo en Facebook:

MÁS NOTICIAS