El legendario cantante, quien encabezó dicha serie de espectáculos, sintió el humo demasiado fuerte por lo que comentó: “Es muy buena hierba, la puedo oler desde aquí? ¡Uff! ¿Qué me están haciendo?” Después el ex integrante de Los Beatles reanudó su concierto. Durante su show, cantó su éxito “Back in the USSR”, con lo que aprovechó su apoyo al grupo ruso Pussy Riot, que está encarcelado por protestar en una iglesia de Moscú contra el gobierno de Vladimir Putin.