VUELCO EN EL CASO QUE CONMUEVE A ENTRE RÍOS

La familia de la nena abusada retiró el pedido para abortar

Organizaciones sociales denunciaron que el juez presionó a la madre. Abogados y médicos viajan hoy para asesorarla sobre métodos farmacológicos para la interrupción del embarazo.

La mamá de la niña entrerriana de once años, embarazada producto de un abuso sexual, retiró el pedido de aborto ante el juzgado de Familia de Concordia, a cargo de Raúl Tomaselli. Por su parte, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito denunció que hubo presiones del magistrado y los médicos que realizaron las pericias, y aclaró que esta decisión no implica la continuidad del embarazo, porque el pedido no debió haberse judicializado nunca. En esa línea, abogados y médicos de la Red contra el Aborto Inseguro viajarán hoy a Concordia para asesorar a la familia sobre abortos farmacológicos y la posibilidad de viajar a otra provincia donde se respete la Guía de Abortos no Punibles del Ministerio de Salud de la Nación. Tampoco se descarta una intervención de la cartera sanitaria en ese sentido.
"Se debe romper el cerco para que la familia reciba información científicamente avalada, no velada ni sesgada por creencias personales. Con el mínimo riesgo, esta niña puede abortar en su casa, acompañada por su familia y un médico que conozca el uso de la droga. No todos los equipos de salud disponen como jueces, hay otros equipos que estamos abiertos a ayudar con calidez a la familia. Este un aborto no punible según el artículo 86 del Código Penal", subrayó Julia Gatica, del Hospital Dr. José Ingenieros, una de las médicas que viajará a la ciudad.
La humilde familia de la niña asistió ayer al mediodía a la oficina del juez, aunque desde el miércoles venía evaluando retirar la demanda. Un día antes, el ministro de Salud de la provincia, Hugo Cettour, había expresado que la justicia no debía hacer lugar al pedido de interrupción, con el argumento de que "una vez que tiene su primera menstruación, el cuerpo está preparado".
"Tomaselli entrevistó el martes a la niña, el miércoles a la madre, y el jueves citó al padrastro. La justicia no actúa como protectora de derechos. Se dejó afuera la violación y se aprovecharon de la vulnerabilidad de la familia", denunció Lucía Grimal, de la Campaña. Según una nota del Diario Junio, fuentes judiciales relataron que, en esas audiencias, "se le explicó a la familia los riesgos que podía tener la práctica del aborto en este período, la semana 13 de gestación". Mientras tanto, avanza la investigación por abuso sexual a cargo del juez de Garantías de Colón, José Tournour. El fiscal Juan Malvasio confirmó que ayer se citó al joven de 17 años, acusado del delito, pero que este se negó a declarar.
También ayer en la mañana, Cettour mantuvo una reunión con el Consorcio Nacional de Derechos Sexuales y Reproductivos (CONDERS) para reorientar su posición sobre el tema y conversar sobre el cumplimiento de estos derechos en la provincia. "Mantuvo su postura sobre la necesidad de que el juez se expida, pero se comprometió a cumplir con la intervención, si la sentencia era favorable. También le pedimos que haya medidas correctivas para los médicos porque no cumplieron con la ley. Ni siquiera le dieron información a la familia sobre el uso de misoprostol", aseguró Carolina Comaleras, del CONDERS.
Otras voces, como la del doctor del Hospital Italiano Mario Sebastiani, señalaron que la responsabilidad es del Ministerio de Salud de la Nación y los legisladores que, pudiendo debatir este tema en el Congreso, no asistieron a las audiencias ni a las reuniones de comisión. "No necesitamos quijotes que pongan en juego su carrera. El sistema de salud tiene que garantizar que no haya dudas, porque esta falta de claridad lo que hace es fogonear la clandestinidad. Igual, la solución real es que, como país, vayamos por la total despenalización del aborto", dijo.  <