ABREN NEGOCIACIONES EN BOLIVIA

Se destrabó el conflicto entre Potosí y el Gobierno

El acuerdo alcanzado a última hora del viernes fue interpretado en Bolivia como el más importante desde agosto de 2008, cuando en Cochabamba, el gobierno y los prefectos opositores de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, pusieron fin a una disputa que estuvo a punto de llevar al golpe de Estado contra el gobierno del líder aymara. Esta vez, en Sucre, y como remate para una jornada de marchas y contramarchas, denuncias, presiones y tensión declinante, representantes del gobierno de Evo Morales y del Comité Cívico Potosinista (COMCIPO) "se sentarán a la mesa para tratar las reivindicaciones del departamento de Potosí, aislado y al borde del colapso hace 16 días por una huelga indefinida y un corte de rutas", según destaca la agencia oficial ABI.
El comienzo de las conversaciones, largamente esperadas, parecía llevar alivio a cientos de viajeros varados hace más de dos semanas en diversos caminos que conducen a Potosí -al sudeste de Bolivia- y también a un número indeterminado de turistas retenidos en esa ciudad, donde ya escasean los alimentos, medicamentos, la nafta y el dinero en los cajeros automáticos.
Las demandas de Potosí son, entre otras, una fábrica de cemento con la materia prima del cerro en conflicto con Oruro, que se reactive una fundición de minerales paralizada hace 30 años, que se peserve la estructura morfológica del Cerro Rico, símbolo de esa ciudad sometido a explotación por cuatro siglos, un aeropuerto internacional y la conclusión de varios proyectos viales.
Seis comisiones comenzaron a negociar este sábado temprano una solución al peor conflicto que le toca enfrentar al presidente Morales en sus seis años de gestión justamente en Potosí, que consideraba su bastión político, tras ganar la elección de diciembre con el 78% de los votos.
El ministro de Autonomías, Carlos Romero, declaró ayer a media mañana: "Estamos en condiciones de afirmar que el diálogo se ha consolidado y es una realidad" y pidió suspender "por un tema eminentemente humanitario" las medidas de presión.
Romero aseguró que las propuestas técnicas y los estudios previos "permiten alentar la posibilidad de que el diálogo evolucione de manera acelerada porque entendemos que Potosí y el pueblo boliviano esperan respuestas concretas".
También se acordó una reunión en Sucre, "territorio neutral", a 720 kilómetros al sudeste de La Paz, para analizar la disputa sobre límites territoriales con Oruro. El gobierno envió allí a cinco ministros y una viceministra, y Potosí a 120 delegados. <