Piñera sacó 1000 policías a las calles

Reprimen una marcha estudiantil y detienen a 552 jóvenes en Chile

La política educativa del país trasandino sigue en el candelero y plantea nuevos desafíos para la democracia. Muchos adolescentes comienzan a entender lo que fue la dictadura a través de la violencia desatada por las autoridades.

El escenario se parece mucho al estado de sitio en la dictadura", sentenció la líder universitaria Camila Vallejo, en medio de la detención de 552 estudiantes que se manifestaban por la reforma educativa en Chile. La represión policial hizo recordar a los chilenos de más edad los tiempos del régimen pinochetista y a los más jóvenes les mostró en carne viva lo que se vivió en otras épocas en el país trasandino. Precisamente, la reacción gubernamental a las demandas juveniles de cambiar las reglas de juego instauradas a sangre y fuego por los militares terminó con la ocupación de un canal de tevé para emitir una proclama y en protestas con cacerolazos en Santiago, Valparaíso y Concepción, expresiones que en el país no se veían desde la caída del presidente democrático Salvador Allende
La marcha estudiantil -convocada por los estudiantes universitarios y el Colegio de Profesores - había sido prohibida mediante la aplicación de un decreto emitido por el dictador Augusto Pinochet para disolver protestas en su contra, pero no impidió que los jóvenes salieran a las calles en reclamo de una educación gratuita y de calidad para todos los chilenos.
La policía reprimió con carros hidrantes y una gran cantidad de bombas lacrimógenas en la Plaza Italia, principal punto de encuentro de celebraciones políticas y deportivas de Santiago.
La represión fue criticada ásperamente por la oposición de centro izquierda y organismos de Derechos Humanos y motivó cacerolazos. En la jornada hubo 14 policías heridos.
Las protestas, que ya duran dos meses, fueron reprimidas a pie, caballos y vehículos por agentes antimotines fuertemente pertrechados que usaron bombas lacrimógenas y carros lanzaagua. La acción policial fue justificada por el vocero del gobierno, el ministro Andrés Chadwick, primo del presidente Sebastián Piñera. "La policía ha actuado conforme a la ley y está cumpliendo con su responsabilidad y cuenta con el respaldo del gobierno", subrayó Chadwick.
"Ni siquiera está asegurado el derecho a la congregación en los espacios públicos", replicó la portavoz de los universitarios, Camila Vallejo. "Los gases son insoportables, no se puede respirar dentro de nuestras casas. Esto es como volver a la dictadura", recordó a Ansa una vecina de la Plaza Italia.
Una estudiante de 17 años fue atropellada por un carro policial. La menor quedó inconsciente mientras la policía seguía lanzando bombas lacrimógenas a un grupo de estudiantes que intentaba socorrerla.
Los gases ingresaron a los edificios aledaños y los vecinos iniciaron cacerolazos contra los uniformados. Piquetes de carabineros cercaron la Alameda por lo que los estudiantes no pudieron iniciar la marcha. Paralelamente, grupos de encapuchados se reunieron en diversos sectores del centro cívico de la capital, instalando barricadas y enfrentándose a la policía.
El senador socialista Fulvio Rossi, tras denunciar represiones a menores de edad, anticipó que la oposición bloqueará todas las iniciativas legislativas del gobierno. "Se están violando Derechos Humanos fundamentales de los niños", reclamó. Cientos de estudiantes de incluso de 12 años intentaron llegar hasta el palacio presidencial de La Moneda, desde varios puntos del barrio cívico en medio de enfrentamientos con la policía. "¡Piñera aprende a gobernar!", gritaban.
"Escuché balazos", agregó a cuadras del palacio presidencial de La Moneda la líder de los escolares Laura Ortiz. "Esto es dictatorial, estamos impactados", insistió, con voz entrecortada.
Los estudiantes, que hoy darán el no definitivo a una vaga propuesta oficial con la que Piñera intentó desactivar la protesta, reclaman porque los costos de estudiar en Chile son de los más altos del mundo, según estudio de la Organización de Comercio y Desarrollo Económico (OCDE). La mayoría de la enseñanza escolar y toda la educación universitaria están aranceladas. Una familia con dos hijos en el nivel terciario puede llegar a tener que pagar 2000 dólares mensuales. Como el 90% de la población del país tiene un ingreso menor a esa suma, los jóvenes quedan excluidos del sistema o deben endeudarse para estudiar, asumiendo créditos por hasta 60 mil dólares que pagan durante años.
Las manifestaciones, las más masivas desde el fin de la dictadura, tienen como trasfondo la desigualdad social en Chile, donde las diez familias más ricas, incluida la de Piñera, tienen un patrimonio de 75 mil millones de dólares.
El estallido social, en medio de una crisis de representación política admitida por todos los sectores, ocurre además en la antesala de las elecciones municipales de 2012 y presidenciales de 2013. <

Ansa, dpa y AP