Tiempo Argentino

Edición: 22 de Julio de 2014 | Ediciones Anteriores

22 de Julio de 2014

+Buenos Aires

T16° H88%

Fue sancionada la nueva Ley de Salud Mental y ya despierta críticas

La votaron 47 senadores en la madrugada de ayer, y sólo uno se abstuvo. Busca cambiar la internación indefinida por herramientas de reinserción social. Pero muchos profesionales señalan que faltan hogares "de medio camino".

Por:
Gustavo Sarmiento

En la madrugada de ayer fue aprobada casi por unanimidad la nueva Ley de Salud Mental, que plantea la internación como último recurso, y propone la reconversión de los "manicomios" en hospitales generales. La medida, que en la votación general tuvo 47 adhesiones afirmativas y la abstención del radical "Nito" Artaza, fue apoyada por organismos sociales y de Derechos Humanos. En cambio, abogados, psiquiatras y trabajadores de los centros de salud mental la consideraron "inaplicable".
La autoridad responsable será el Ministerio de Salud, y la atención estará a cargo de equipos interdisciplinarios. Para el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, "la nueva ley remueve las viejas prácticas manicomiales y establece un nuevo sistema que permite recuperar la dignidad de los pacientes", que son más de 25 mil en todo el país. El texto afirma que "queda prohibida la creación de nuevos manicomios", públicos o privados.
El secretario de la Asociación de Psiquiatras Argentinos, Horacio Vommaro, aseguró que "no se puede demonizar la internación psiquiátrica, un dispositivo muchas veces necesario que salva la calidad de vida del paciente". Y la delegada general de ATE en el Hospital Borda, Nieves Fernández Novo, afirmó: "Si los pacientes van a un lugar mejor, bienvenido sea, pero no será así: no hay casas de medio camino, no hay nada, ¿dónde van a ir?" El secretario general de ATE, Rodolfo Arrechea, agregó que "hay 1.125.000 personas que necesitan contención psiquiátrica. La ley no implica la desaparición del Borda y del Moyano. Las consultas externas seguirán".
En tres años, Salud Mental deberá recibir al menos un 10% del presupuesto de Salud. Fernández Novo concluyó: "Los trabajadores no queremos tener presos a los pacientes. Si están 30 días o 30 años, es por la familia. Y los jueces mandan a todos ahí adentro: un 40% de los 700 pacientes del Borda son drogadictos. Además, precisamos más personal. Macri ya jubiló a 100 este año, y si hubo cinco nombramientos es mucho."  <