Tiempo Argentino

Edición: 1 de Agosto de 2014 | Ediciones Anteriores

1 de Agosto de 2014

+Buenos Aires

T16° H94%

Historias jamás contadas en la tele

Desde al año pasado, el INCAA impulsa un plan de concursos y fomentos para proveer de contenidos audiovisuales digitales a la tevé. Se trata de 217 ficciones, documentales y unitarios que ya generaron 4000 puestos de trabajo.

Por:
Juan Manuel Strassburger

Una historia de pibes criados en la Villa 31, un estafa entre amigos de clase media acomodada, y una sitcom cordobesa sobre un grupo de rock juvenil que se reencuentra tras varios años son apenas tres de los 217 relatos -entre ficciones, documentales y unitarios- que el INCAA viene propulsando desde el año pasado, a partir de un ambicioso plan de concursos y fomentos a lo largo y ancho del país.
"Estamos dando curso a historias que nunca se contaron en la pantalla de televisión. O que por primera vez se pasan a un lenguaje oral", destaca Lucrecia Cardoso, gerenta de Acción Federal del Instituto y encargada de supervisar los lineamentos generales de este plan, que ya generó más de 4000 puestos de trabajo. Y señala: "La realización de estos proyectos va a generar un nuevo lenguaje audiovisual, diferente al televisivo y al cinematográfico, porque van a estar representadas voces e ideas que nunca se plasmaron en una pantalla. Un país que hasta ahora no se expresó."
Se ha dicho varias veces: un país o una nación es, en parte, el conjunto de relatos que lo componen. Y dentro ese entramado, el relato audiovisual es clave porque tiene una alta circulación (potenciada ahora por la Web) y no requiere un alto nivel de escolaridad. Para bien o para mal, está al alcance de todos.
Siguiendo esa lógica, y aprovechando la coyuntura favorable que marcan la actual Ley de Medios (que exige una cuota de producción nacional) y la política de digitalización llevada adelante por la Nación (que requiere de la producción de más contenidos para las nuevas señales de TV), es que este plan de fomento surge como potenciador de un universo audiovisual con ansias de construir identidad y diversidad.

-¿Qué estilos y temáticas figuraron entre las más comunes? ¿Y cuáles se destacaron por lo inusual?
Lucrecia Cardoso: -Las temáticas fueron muy diversas porque reflejan la realidad de cada región y abrieron la puerta a dialogar entre las distintas estéticas y necesidades. Hubo también mucha diversidad de estilo. Pero, entre lo más llamativo o particular podemos nombrar desde telenovelas regionales que se filman en ciudades sin luz hasta relatos filmados en base a muñecos. Hay de todo. Y eso es lo que hace rica a esta propuesta.

Para garantizar el perfil federal de los concursados el Plan se dividió en seis zonas: Metropolitana, Centro, Cuyo, NEA, NOA y Patagonia. "Cada zona tiene su impronta", destaca la gerenta y remarca que lo que aparece frecuentemente tematizado en alguna región no necesariamente aparece nombrado en otra: "En muchos casos se están abordando mitos regionales que existen desde hace siglos pero que nunca habían llegado a la pantalla", subraya.
Como en todo proyecto de estas características, los nombres con trayectoria y experiencia conviven con los ignotos o primerizos. Entre los primeros figura Lucía Puenzo (que antes filmó El Niño pez) con Prematuros, un documental que ahonda en la problemática de los nacidos prematuramente; Gustavo Postiglione (El Asadito) con La nieta de Gardel, una ficción sobre la figura del mítico cantante; y Sabrina Farji (Eva y Lola) con El paraíso, un unitario alrededor de las visicitudes de un equipo joven de médicos en una sala de atención primaria del Conurbano Bonaerense.
También hay participación de actores reconocidos como Roberto Carnaghi en el documental ficcionalizado Diálogos fundamentales del Bicentenario; Agustina Cherri y Alejandro Awada en la citada El Paraíso; y Juan Gil Navarro en El esquema de Ponzi, un policial alrededor de una estafa entre viejos amigos del secundario. El resto son directores, guionistas, productores y actores de distinto renombre y trayectoria en la actividad, pero con muchísimas ganas de aportar su propia mirada al imaginario audiovisual actual. "El encuentro de las historias con su propia gente", concluye Cardoso. <