Tiempo Argentino

Edición: 23 de Abril de 2014 | Ediciones Anteriores

23 de Abril de 2014

+Buenos Aires

T17° H63%

Un hotel azul y oro

Por:
Tiempo Argentino

Pensar en un hotel dedicado por entero a un club de fútbol parece un tributo un tanto delirante digno de un grupo de empresarios demasiado fanatizados, pero el hotel oficial de Boca es hoy casi casi una realidad. Millonaria, eso sí, cuya inauguración está prevista para el mes de marzo de 2012, con una inversión en su haber de 20 millones de dólares, la más grande en materia hotelera que se haya hecho nunca en Sudamérica. 
Ni bien se entra en el predio, ubicado en la calle Tacuarí, en el barrio de Monserrat, a pasos de la Avenida Corrientes y Avenida de Mayo, para que no queden dudas de que la apuesta viene en serio, el huésped se encuentra con alfombras que imitan el césped de la Bombonera, un mirador virtual con vista privilegiada al estadio a través de televisores LCD. Una vez dentro hay un salón de eventos llamado La Bombonera, un restaurante La Boca, un bar La Barra. No sólo los nombres resultan emblemáticos y por demás familiares a la jerga futbolera, sino que su ambientación también conserva una rigurosa temática Xeneixe en cada uno de sus 17 pisos y más de 7500 metros cuadrados.
Al respecto, Tiempo Argentino habló con Pablo Veloso, gerente comercial del hotel, quien explicó que: "es muy abarcativo y si bien está orientado a un segmento de clase media-alta, también puede atraer a cualquier cliente que se sienta identificado con una pasión deportiva. Por ejemplo, va a venir gente del exterior que se va a alojar en el hotel para estar con los jugadores que van a concentrar allí algunos fines de semana. Tenemos organizados programas con alojamiento, que incluyen partidos en la Bombonera con palco preferencial y traslado de lujo incluido".
Pero es sabido que todo lujo se paga caro y esto último es dolorosamente literal: el programa con una noche de alojamiento, traslado y partidito cuesta cerca de 300 dólares por persona, de manera promocional, en marzo y abril, va a costar "sólo" 200 dólares la noche y después en un promedio de 300 a 500, esta última tarifa corresponde al penthouse suite de 250 m², que tiene terraza propia y... un jacuzzi suspendido en el aire... pero en este punto hay polémica. Los empresarios todavía no se deciden por el nombre que va a llevar finalmente dicho penthouse: están en severa pugna entre llamarlo Palermo o Maradona, el problema es que el ídolo que quede descartado no sólo va a bajar de piso sino de categoría, es decir, va a tener una suite de menor rango.
También se va a incluir un gift shop con merchandising exclusivo del club, por ejemplo, camisetas inéditas, cosas que sólo podrán adquirir los huéspedes.
En otro orden de cosas, el empresario reflexionó sobre la situación del sector hotelero en un contexto de crisis internacional que amenaza con no dejar a nadie del todo indiferente: "Por más crisis que haya este es un negocio que sigue funcionando. Creemos en este modelo económico. Si bien el hotel llevó una inversión de 20 millones, en dos años planeamos recuperarlo y expandirnos. El próximo Hotel Boca Juniors se va a construir en Brasil de acá a dos años, repitiendo el mismo formato", indicó.
Para que no queden dudas que la marca Boca trasciende fronteras, ante el descreimiento de esta humilde redactora del alcance y repercusión que pudiera tener un hotel temático para atraer turistas de todas partes del mundo (¿cuántos fanáticos xeneixes podría haber diseminados en Brasil o Inglaterra? "Pocos, muy pocos", pensaba). Sin embargo, Veloso contó la anécdota de que hace muy poco participó de una feria de turismo de Inglaterra y ahí cada vez que decía Boca Juniors "todos se daban vuelta y sabían enseguida de qué estaba hablando". A su vez, un 80% de quienes ya compraron su estadía en el hotel son extranjeros de Brasil, España e Inglaterra, grupos corporativos que adquirieron no menos de 50 habitaciones por un lapso de tres noches. ¿Por qué? "Les parece interesante el tema de la tematización futbolística, ellos vienen junto a una empresa por que hace una conferencia en el centro de convenciones y, de paso, compran el paquete de entradas para ver los próximos partidos que se jueguen", explicó Veloso.
Una rareza más, la última. Para los más fanáticos, que tengan unos cuantos pesos en el bolsillo, se encuentra en vigencia una subasta inaugural en <www.hotelbocajuniors.com>, en la que se puede comprar, por el modesto precio de 1300 dólares, una entrada para participar de la inauguración del hotel junto a los jugadores. Algo sin duda no apto para todos los públicos o bolsillos, ¿pero quién podría ser capaz de dar cuenta hasta qué punto llega el desquiciado amor de un fanático por su club? ¿Cuál es el límite? ¿Una estadía por 200 dólares? Quizás.  <