Tiempo Argentino

Edición: 17 de Abril de 2014 | Ediciones Anteriores

17 de Abril de 2014

+Buenos Aires

T22° H64%

Los pasajeros coincidieron en culpar al chofer del colectivo

Por:
Gustavo Sarmiento

Todos los heridos que viajaban dentro del colectivo de la línea 76 coincidieron al ser consultados por Tiempo Argentino sobre la responsabilidad e imprudencia del chofer del vehículo, que "venía hablando con una chica".
Pablo Álvarez, de 32 años, viaja desde Lanús Oeste todos los días hacia Pompeya, y en la esquina de Roca y Sáenz se toma el 76 con destino a Flores, donde trabaja en la industria textil. "Iba mirando al conductor que se la pasó hablando con una piba, y pensaba: ¿Por qué uno no saca fotos en circunstancias como esas, cuando ve esas irregularidades? Y justo que venía pensando eso pasa el choque", comentó Pablo, herido en el cuello por la fuerza del golpe. Y aclaró: "No sé si el hecho fue culpa de él, pero seguro venía distraído, en una esquina como esa tenés que estar atento, no hablando con una pasajera. Se lo venían diciendo."
El antecedente de la tragedia en Flores, ocurrida sólo dos días atrás, recorrió la atmósfera de las guardias. "Fue lo primero que pensé, lo tenía en la cabeza. El transporte público en la Ciudad es un peligro, entre colectivos, trenes, autos, bicicletas, Premetros y camiones, nadie lo ordena", reflexionó José Luis Leguizamón, empleado de 28 años de una empresa de telas en Flores, acompañado en la guardia por su pareja, que llegó al Hospital Penna cuando se enteró de lo ocurrido.
Para Pablo "hay mucha imprudencia, como en este caso que el conductor del colectivo iba por el mismo carril del Premetro, cuando podía ir al costado porque no había autos y encima veía que atrás venía el Premetro".
Agustina, de 18 años, coincidió con ellos: "Pensé en lo de Flores, no puede ser que en dos días pase esto, que no es un accidente porque se podría haber prevenido. Primero, que no venga hablando con una piba, que se le puso al lado todo el viaje."
 Las dos chicas se subieron en la misma parada, en Lafuente y la vía, y Agustina viajó sentada detrás del chofer. Su cercanía con la escena del chofer y la joven la llevó a ser una de las más enojadas. "Se la pasaron hablando, además el conductor también charlaba con un compañero de otro colectivo en las esquinas. Cuando fue el choque, a la piba le gritan todos, casi le pegan. Después no la vimos más, ni a ella ni al chofer."
Agustina, estudiante de Diseño Gráfico de la UBA, iba a entregar una maqueta para un trabajo de facultad, que "terminó rota en 85 pedazos". Al mediodía se retiraba de la guardia con estudios de traumatología y ecografía producto del golpe con un caño en la boca del estómago y en el brazo. Según contó a Tiempo "el colectivo venía lleno, era hora pico, toda la gente parada cayó de una. La mayoría de los que vi tenían hematomas."
Jorge, de 29 años, oriundo de Soldati, salió rengueando de la guardia producto del golpe en la espalda que se dio cuando estaba a punto de sentarse en medio del Premetro, justo en el momento del choque: "Acá nos ayudó que el Premetro nunca va rápido", señaló.<