Tiempo Argentino

Edición: 1 de Agosto de 2014 | Ediciones Anteriores

1 de Agosto de 2014

+Buenos Aires

T16° H94%

Mercedes Benz irá a juicio civil en los EE UU por crímenes de la dictadura

La Corte de San Francisco aceptó la demanda de las víctimas contra la automotriz, lo que abre paso a un proceso millonario. Los sobrevivientes donarán el dinero para levantar un hospital en González Catán, donde estaba la planta.

Por:
Gimena Fuertes

Los familiares de los 14 trabajadores desaparecidos junto con los tres sobrevivientes de la Mercedes Benz tienen una nueva oportunidad de hacer justicia, pero en los Estados Unidos. Mientras en la Argentina la causa por secuestro, tortura y desaparición duerme en el juzgado federal de San Martín, la Corte de San Francisco, California, acaba de aceptar la demanda civil de las víctimas contra la automotriz. La aceptación de esta demanda civil da paso a un juicio millonario, y los sobrevivientes ya tienen decidido donar el dinero que obtengan para la construcción de un hospital de alta complejidad en la localidad de González Catán, donde estaba la planta. "Es un paso importante que va a la par de los juicios penales en nuestro país, y que nos permitirá obtener un antecedente para todas las empresas", señaló a Tiempo Argentino Florencia Arietto, abogada querellante.
La sentencia de la Corte de Apelaciones para el Circuito Nueve de los Estados Unidos, a la que tuvo acceso Tiempo, toma en cuenta la alegación de los querellantes, que argumentan que "Mercedes Benz colaboró con la dictadura militar y las fuerzas policiales y que esta colaboración terminaría en el secuestro, tortura, detención y asesinato de los trabajadores". La sentencia también señala con nombre y apellido a Rubén Lavallén, jefe de seguridad de la planta de González Catán y comisario apropiador de la primera nieta recuperada, Paula Logares.
La causa fue iniciada en 1984 con el testimonio de Héctor Ratto, uno de los trabajadores que sobrevivió a su cautiverio en Campo de Mayo. Después de la derogación de las leyes de impunidad, la causa se reinició en 2002, pero hasta ahora no tuvo avances. Entonces, tras 20 años de impunidad en la Argentina, los querellantes decidieron a recurrir a una corte estadounidense, bajo la figura de la Ley de Reclamación por Agravios contra Extranjeros (Alien Tort Claims Act), una ley de 1789 que establece la posibilidad de demandar en territorio de los Estados Unidos a personas o corporaciones que hayan violado leyes federales allí o en países con los que tiene tratados celebrados, como la Argentina.
La demanda civil contra Mercedes Benz la presentaron los abogados Terry Collingsworth y Dan Kovalik en la Corte de San Francisco en el año 2004, en colaboración con los querellantes argentinos. En un primer momento, la petición fue rechazada porque consideraron que la empresa debía ser juzgada en la Argentina o en Alemania, de donde es originaria la Mercedes Benz. Sin embargo, los abogados querellantes no se quedaron quietos y apelaron. Ahora la Corte del noveno Circuito de San Francisco, California, ha establecido que es competente para intervenir en esta causa. "Esto significa que se inicia un juicio en el que la empresa, en caso de perder, deberá indemnizar a los familiares de los desaparecidos por el daño causado", explicó Arietto, abogada de los familiares de los trabajadores desaparecidos.
Sin embargo, los querellantes esperan que esta nueva etapa tenga repercusiones en el juicio penal que se le sigue a los jerarcas de Campo de Mayo en el Juzgado Federal de San Martín, por la desaparición de los 14 obreros y los tres sobrevivientes de la Empresa Mercedes Benz. "Queremos que citen a declarar a Juan Ronaldo Tasselkraut, ex gerente de Producción de la empresa como cómplice civil de los secuestros. También esperamos determinar si el hijo de Tasselkraut, Diego, es apropiado; y si su primos, hijos de Tomás Tasselkraut, Andrés y Pablo, también, en las querellas que tenemos abiertas en el Juzgado Federal N° 2 de la Capital Federal, aunque la que corresponde a Diego Tasselkraut se encuentra archivada en el Juzgado de Claudio Bonadío, quien se niega a desarchivarla y unificarla con la denuncia de sus primos", reclamó la abogada. 
"El juicio que empieza en los Estados Unidos estaría ganado porque nunca se pusieron en duda los hechos, no dudan de las desapariciones, sino de la jurisdicción para juzgar. Ahora ya se declararon competentes, porque además la Mercedes es parte de la Daimler AG y tiene subsidiarias en todo el mundo que son dependientes de la casa central, que es la que toma las decisiones."
"Cuando ganemos deberán hacer un mea culpa internacional reconociendo que sus empleados y gerentes promovieron la masacre para ganar dinero. Además, le exigimos a la empresa que entreguen los archivos de la época y caigan todos los jerarcas cómplices del genocidio. No vamos a negociar nada", sintetizó Arietto. <