Tiempo Argentino

Edición: 31 de Julio de 2014 | Ediciones Anteriores

31 de Julio de 2014

+Buenos Aires

T14° H72%

Se quejan porque que el gobierno hizo caducar la licencia de Fibertel, que dejó de existir en 2009

Los medios tradicionales dicen que "es una medida persecutoria contra el Grupo Clarín". El gobierno, en cambio, argumenta que "Cablevisión no está autorizada a brindar ese servicio". Fue el tema del día de ayer con gran repercusión.

Por:
Tiempo Argentino

Como era de esperar, los medios tradicionales salieron a manchar de "arbitraria" y "persecutoria" la decisión gubernamental de hacer caducar la licencia del servicio de Internet a Fibertel, la empresa del Grupo Clarín que operaba el servicio a través de Cablevisión.  
"Prohibieron a Cablevisión ofrecer acceso a Internet", dice La Nación en su tapa y aclara que, "según el Gobierno, 'usurpó la licencia de Fibertel'; para la firma del Grupo Clarín, la medida es ilegal".
El propio Clarín, que intentó darle poca importancia a la decisión anunciada por el ministro Julio De Vido, dice desde su portada: "Intentan prohibir a Fibertel dar el servicio de Internet" y resalta, en color rojo: "Ataques oficiales contra Clarín". En el copete de tapa, indica: "Lo anunció Julio De Vido. Quiere que en 90 días los usuarios cambien de operador. Así se beneficia directamente a las telefónicas. Fibertel, que sigue funcionando con normalidad, recurrirá a la justicia."

Página/12, en cambio, explicó que "el argumento oficial es que el Grupo Clarín disolvió esa sociedad en enero de 2009 y desde entonces brinda el servicio de manera irregular a través de la firma Cablevisión, sin tener la autorización del organismo regulatorio". Y, luego de aclarar que "el Grupo Clarín acusó el golpe y sus acciones cayeron el 5, 7 por ciento", insiste: "El argumento que esgrime el Gobierno es el mismo que llevó a la secretaría de Comunicaciones a revocar en julio de 2009 la asignación de la numeración que le había otorgado a Fibertel para brindar telefonía. En aquel entonces, el secretario del área, Lisandro Salas, primero accedió al pedido y diez días después dio marcha atrás haciendo lugar a un reclamo de Telefónica y de la Federación de Cooperativas de Servicio Telefónico de la zona Sur, quienes objetaron la decisión porque, según dijeron, Fibertel había dejado de ser una sociedad y, por lo tanto, no podía tener licencia ni numeración para brindar triple play como lo hacen otras cableras."
En tanto, una solicitada de Cablevisión, acusa al gobierno: "Se trata de un paso más en la brutal campaña de persecución, ataques y hostigamiento contra una empresa argentina que fue la primera en introducir Internet de alta velocidad en el país, mediante el servicio de cable módem, hace ya 13 años."

El diario de Noble-Magnetto, que publica como dato interesante que "la esposa de De Vido también eligió Fibertel" y da a conocer masivamente su dirección de correo electrónico, buscó defensa en sus aliados naturales de la oposición política al kirchnerismo: Mauricio Macri, Silvina Giudici, Felipe Solá, Federico Pinedo, Patricia Bulrrich y Margarita Stolbizer, fueron algunos de los que salieron a quedar bien con el medio.
"Para Macri, esta medida 'constituye un nuevo avasallamiento del kirchnerismo hacia la sociedad argentina'", sostiene Clarín. Y agrega que, según Stolbizer, "en su batalla por controlar los medios, el Gobierno vulnera los derechos y libertades y avanza hacia el dominio de Internet como una herramienta más para la hegemonía política".
Clarín publica un reportaje al gerente general de Cablevisión, Carlos Moltini, donde él mismo se encarga de aclarar un sinfín de piruetas realizadas por el poderoso grupo multimedial.
"-¿Qué es lo que objeta el Gobierno?
-Desde 2003, Cablevisión tenía una licencia de radiodifusión. Y era dueña del 99% de Fibertel, que poseía una licencia para operar en telecomunicaciones. Eso venía de una normativa de 2001. En 2003, Cablevisión (que tenía otros dueños), encara una fusión de esas compañías. Un mismo dueño pone bajo un mismo paraguas  accionario la licencia de radiodifusión y la de telecomunicaciones.
-¿Qué les dijo el Estado al respecto?
-La Inspección General de Justicia (IGJ) aprobó y se comunicó con la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) que nunca se expidió. En 2006, el Grupo Clarín compra Cablevisión. En 2007, se aprueba su fusión con Multicanal. El Ministerio de Economía le da vista al expediente a la CNC. Y la CNC (con el mismo funcionario que ahora), dice que no tiene nada que objetar."
Y remata la entrevista con un análisis de por qué se le quita la licencia: "Es que el objetivo es avanzar y avasallar los derechos del Grupo Clarín."   <